A primo de rectora de Tecamachalco lo despiden por no tener título y lo indemnizan con 600 mil

Por: La Jornada de Oriente

Karina Fernández Patricio, rectora de la Universidad Tecnológica de Tecamachalco (UTT), enfrenta múltiples denuncias de abusos laborales y en contra de alumnos, así como de presuntos actos de corrupción, pero alguien de la 4T la protege y le otorga impunidad. Por esa razón esta mujer se atreve a cometer arbitrariedades como la siguiente: un pariente cercano de esta funcionaria cometió un fraude académico, pues era maestro de tiempo completo y se descubrió que no era titulado, situación por la cual fue rescindido. Pero ahora resulta que la UTT lo premia otorgándole una indemnización de 659 mil pesos.

¿Eso es lo que se enseña a los estudiantes en las universidades del gobierno del estado? A no tener estudios terminados y buscar padrinos políticos para traficar plazas, pagos e impunidad.

Protegida de la edil de Tecamachalco, Marisol Cruz García, quien primero la tuvo al frente del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado en donde provocó una revuelta en contra del ayuntamiento, por múltiples anomalías, ahora la rectora de la UTT se ufana de ser “intocable” y por eso ha llegado al siguiente extremo:

Julio Manuel Fernández Silva era un maestro de Educación Física que logró llegar a ser coordinador de Deporte de la UTT.

Solo que con una peculiaridad: tenía dos tiempos completos como docente de manera simultánea, uno en la UTT y otro más en la Preparatoria Enrique Cabrera Barroso de la UAP en Tecamachalco.

Y por si fuera poco, en varios ayuntamientos, entre ellos el del panista Inés Saturnino López Ponce, era el encargado de la Escuela de Deportes del ayuntamiento.

En los tres lugares siempre había una queja generalizada: “Nunca se le ve en ninguno de sus puestos de trabajo”. Es lógico, tendría que gozar del don de la ubicuidad para cumplir con dos tiempos completos y un encargo en el gobierno municipal.

Sin embargo, la falta más grave que se le descubrió es que no está titulado y al parecer, no tendría terminados los estudios de maestro de Educación Física. Lo cual resulta sorprendente que sin el grado académico básico haya conseguido dos tiempos completos.

A todas luces se trata de un fraude académico y contra el gobierno del estado, junto con la UAP, por no tener un requisito indispensable para gozar de una plaza de docente de base y con la mayor carga de trabajo.

Cuando la rectora de la UTT era Irene Aguilar López, hermana de Mercedes Aguilar, la secretaría privada del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, se descubrió que Julio Manuel Fernández no tenía título.

Debido a que Aguilar López solo duró un par de años en el cargo, únicamente le dio tiempo de iniciar el proceso administrativo contra el falso maestro de deportes.

El siguiente rector de la UTT, Raúl Erasmo Álvarez Marín, quien era un incondicional de la fallecida ex gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo, decidió continuar con el proceso punitivo contra Julio Manuel Fernández, quien no sintió culpa y decidió defenderse en los tribunales.

No obstante, el no maestro Fernández Silva ya había perdido el juicio y se encontraba “contra las cuerdas.

Se dice que el rector Raúl Erasmo Álvarez llegó a comentar en el Consejo Directivo de la universidad que la institución tenía ganado el litigio y que al final, se erogarían unos 10 mil pesos para finiquitar la relación laboral con el entonces coordinador de Departamento de Deporte y Cultura.

Por motivos de la caída del morenovallismo, Raúl Erasmo Álvarez dejó de ser rector de la UTT.

Es entonces cuando la suerte le sonrió a Julio Manuel Fernández Silva porque la siguiente rectora resultó ser su prima: Karina Fernández Patricio, quien llegó a ese cargo por la acción y gracia de la edil morenista de Tecamachalco, Marisol Cruz García.

Y por arte de magia los papeles se invirtieron y ahora, el maestro sin título derrotó a la Universidad Tecnológica de Tecamachalco.

Para resarcir el daño “al ofendido”, la UTT le otorgó una indemnización, firmada por la rectora de Fernández Patricio, tal como se constata con la póliza de cheque que se reproduce al final del presente texto:

El 4 mayo de 2021, se le pagó a Julio Manuel Fernández Silva la cantidad de 659 mil 285 pesos con 47 centavos, desde la cuenta bancaria 0115272734.

Ese cheque es un monumento al fraude académico.

Pero sobre todo una decepción de que la 4T iba a combatir este tipo de abusos. Tal parece que Morena solapa la misma corrupción que el PRI y el PAN.

Además, se llega a la siguiente lúgubre conclusión: si en Puebla hay el caso de León Flores, el hombre que fue juez por 30 años sin tener título profesional, por qué no podía haber un maestro de tiempo completo en la UTT sin tener la célula profesional y que, en lugar de ser sancionado, se le premia con más de medio millón de pesos.

Es la impunidad que tenemos que pagar como sociedad por el abuso de los políticos de todos los signos partidistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s